NOTICIAS DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN

La Paz, 05.08.2019 (UNICOM).- Eduviges Willca Siñani y Lola Willca Siñani, son nietas del pedagogo indígena Avelino Siñani a quien recuerdan con cariño por  la lucha, compromiso, amor, convicción y por haber logrado instaurar la educación de sus hermanos indígenas en un modelo educativo sociocomunitario productivo.

Lola Willca Siñani, se encargó de explicar el proceso de vida que su abuelo vivió en una época donde se rechazaban el aprendizaje y enseñanza educativa para el sector campesino. 

Risueña, un poco cansada por la edad, pero sonriente y con mucha actitud, contó que su madre Tomasa Siñani, le decía que su abuelo Avelino Siñani, hablaba de todas las deficiencias que afrontaron al iniciar con el desarrollo de la educación indígena, más aún cuando se determinó por construir una infraestructura ligada a la educación. 

Recordó que esta historia nació el año 1931 en Warisata, gracias al apoyo de la comunidad y de la decisión que asumió su abuelo, alfabetizar a sus hermanos indígenas y que estos puedan tener derecho a estudiar. Es por esa razón, que Avelino Siñani de forma clandestina trabajó y creó una escuelita donde enseñaba a leer y escribir  a los  comunarios indígenas de esa época. 

“En aquella época, no había ningún pizarrón, sin embargo, tenían piedra donde podían escribir con estuco, es así que empezó la obra de mi abuelo y se fue consolidando. Posteriormente, se conoció con don Elizardo Pérez quien lo buscó porque él también quería poder fundar una escuela. Incluso entregó sus terrenos”, expresó Lola. 

A sus 77 años, recuerda que siguiendo las huellas de su abuelo decidió ser maestra para continuar llevando la legendaria historia que permite desarrollar un modelo educativo productivo en función a la realidad y los contextos. Lola, es una maestra jubilada, durante 50 años trabajó por la enseñanza que hoy  relata visiblemente emocionada.

"El inicio fue la lucha, la liberación, la enseñanza, la pedagogía de la vida. Recuerdo que mi madre nos decía que como parte de la educación debemos enseñar de la trilogía aymara, como el ama sua (no seas ladrón), ama llulla (no seas ladrón) y ama quella 
 (no seas mentiroso)”, explicó la nieta mayor. 

Por su parte, Eduviges Wilca Siñani, es la última de las nietas del líder indígena, maestra de profesión desempeña sus actividades en la Unidad Educativa 1º de Mayo de la ciudad de El Alto, con 29 años de servicio por la educación se constituye en un ejemplo de enseñanza. 

“En la actualidad aprender las metodologías de antes con la nueva ley se están llevando adelante, la enseñanza tiene una marcada diferencia y gracias a los cursos de PROFOCOM los maestros estamos preparados de la práctica a la teoría, en mi unidad educativa seguimos los pasos es el modelo educativo”, señaló.

“Por impulsar la educación de sus hermanos fue hostigado y perseguido sin descanso por los enemigos de la educación campesina” agregó.

Lola es maestra jubilada 50 años de su vida se dedicó a enseñar. En tanto que, Eduvijes continúa enseñando y hoy forma  del plantel docente de la unidad educativa 1º de Mayo de la ciudad de El Alto, tiene 29 años de servicio, ambas nietas tuvieron un sueño, contar con orgullo  la historia de su abuelo, y con ella, la historia de lo que fue en realidad la educación en nuestro país.

Avelino Siñani Cosme nació el 6 de febrero en Warisata, provincia Omasuyos del departamento de La Paz en el año 1881. Desde niño pudo ver las grandes injusticias de parte de los latifundistas; así mismo la desigualdad social, y la prohibición de la alfabetización y educación para sus hermanos campesinos.